domingo, junio 23

Muere John Pilger, de 84 años; Periodista y directora sobre abusos a los derechos humanos.

John Pilger, un escandaloso corresponsal extranjero y documentalista que centró su ira, a menudo justificada, en las injusticias en todo el mundo, como el genocidio de los Jemeres Rojos en Camboya y los abusos contra los derechos humanos en Timor Oriental, murió el 30 de diciembre en Londres. Tenía 84 años.

Su hijo, Sam, dijo que la causa de la muerte, en el hospital, fue fibrosis pulmonar.

Pilger, crítico incansable del imperialismo occidental y voz de los que no tienen voz, se sentía cómodo en su papel de provocador periodístico. Una vez se burló de la imparcialidad como “un eufemismo para la visión consensuada de la autoridad establecida”.

Pero a veces fue criticado por adaptar sus informes a su visión del mundo de izquierda: que la política exterior de Estados Unidos a menudo había contribuido a causar miseria en todo el mundo.

El Sr. Pilger (pronunciado PILL-jer), con aspecto rubio de surfista, fue uno de los primeros periodistas en ingresar a Camboya después de que Vietnam derrocara a los Jemeres Rojos de Pol Pot en 1979, poniendo fin a su largo reinado de terror de casi cuatro años durante los cuales murieron aproximadamente dos millones de personas. . .

Sus reportajes ocuparon casi un número completo del Daily Mirror, el periódico británico para el que trabajaba desde 1963, y formaron la base de su documental más conocido, «Año cero: la muerte silenciosa de Camboya», dirigido por Davide Munro.

En esa película, Pilger llevó a los espectadores a un desgarrador recorrido de 52 minutos por lo que llamó “hemorragia humana”, representada en escenas que muestran numerosos cráneos y huesos insepultos que yacen en los campos de exterminio; sobrevivientes del genocidio que recuerdan en detalle cómo fueron torturados; ex soldados de los Jemeres Rojos que admiten haber matado a cientos de compatriotas camboyanos; y niños y adultos que mueren de desnutrición e intoxicación por ántrax por falta de medicamentos.

Pilger dejó pocas dudas a quién culpaba de la vulnerabilidad de Camboya ante los brutales Jemeres Rojos: al presidente Richard M. Nixon y a su asesor de seguridad nacional, Henry A. Kissinger, arquitectos del bombardeo secreto de Camboya en 1969 y, un año después, de la invasión de Camboya. el país por Estados Unidos y Vietnam del Sur.

“El bombardeo fue su decisión personal, ilegal y secreta”, dijo Pilger con calma al comienzo de la película. «Bombardearon a Camboya, un país neutral, hasta llevarlo a la edad de piedra».

“Year Zero” fue uno de las docenas de documentales que realizó mientras escribía para The Daily Mirror y otras publicaciones, incluido The Guardian.

Sus honores incluyen un Premio Peabody en 1989 por “Camboya: Año Diez”, un documental sobre las condiciones en el país una década después de la partida de los Jemeres Rojos; un Emmy internacional en 1991 por “Camboya: La traición” (1990), que denunciaba el empeoramiento de las condiciones en el país y la vinculaba al seguimiento del envío de armas a los Jemeres Rojos; y el Premio de la Paz de Sydney en 2009, por exigir responsabilidades a los gobiernos por abusos contra los derechos humanos.

Pero los elogios se vieron atenuados por las críticas a su estilo, es decir, que había subordinado el periodismo a la defensa de los derechos, lo que provocó algunos errores notables y declaraciones cuestionables.

Pilger perdió una demanda por difamación por su afirmación en “La traición” de que agentes británicos estaban entrenando a los Jemeres Rojos. La historia de una joven tailandesa obligada a ser esclava hasta que el Sr. Pilger la rescató resultó ser falsa.

«Los reportajes de Pilger, particularmente en televisión, han dividido marcadamente al mundo periodístico», escribió el periodista británico Jon Snow en una reseña en The Observer de «In the Name of Justice» (2001), un libro de Anthony Hayward sobre los documentales de Pilger. . “Estaba la minoría leal gritando: ‘Gracias a Dios por Pilger’, y la mayoría vociferante condenando su estilo de postura y campaña como ‘demasiado’ y ‘simplemente no hecho’”.

John Richard Pilger nació el 9 de octubre de 1939 en Bondi, Nueva Gales del Sur, Australia, hijo de Claude y Elsie (Marheine) Pilger. Su madre era profesora, su padre carpintero y sindicalista. John empezó un periódico estudiantil con un amigo cuando tenía 12 años.

Después de un aprendizaje de periodismo de cuatro años en la Australian Consolidated Press, una empresa de periódicos, Pilger se convirtió en reportero de The Daily y Sunday Telegraph en Sydney en 1958. Posteriormente trabajó como autónomo en Italia y trabajó para Reuters en Londres hasta que fue contratado por The Mirror. en 1963. Permanecerá allí hasta 1986.

Comenzó su carrera paralela haciendo documentales en 1970 con “Vietnam: The Quiet Mutiny”, sobre la desintegración de la moral de las tropas estadounidenses en Vietnam.

Sus otros documentales incluyen “Thalidomide: The Ninety-Eight We Forgot” (1974), sobre las víctimas no compensadas de la droga que causó defectos de nacimiento; “El país secreto: Los primeros australianos contraatacan” (1985), la historia del maltrato de los aborígenes en su tierra natal; y “Death of a Nation: The Timor Conspiracy” (1994), sobre la ocupación indonesia de Timor Oriental, en el que testigos describieron asesinatos en masa.

La película sobre Timor fue elogiada por el columnista del New York Times, Anthony Lewis, por ofrecer “mucho material nuevo sobre el papel de Gran Bretaña, Australia y Estados Unidos a la hora de ayudar a Indonesia y tolerar la invasión”.

Pero el señor Pilger ocasionalmente tenía problemas. En 1982, escribió en The Mirror que en Bangkok había comprado una esclava de ocho años, Sunee, insistiendo en que ella era una de los muchos niños en Tailandia que habían sido obligados a realizar trabajos forzados en talleres clandestinos, como sirvientas o a prostituirse. .

El trato ilegal que consiguió (por 85 libras esterlinas, que figura en un recibo) era que se quedaría con la niña durante un año sin tener que pagar ningún salario. No se lo quedó y se lo devolvió a su madre.

La historia atrajo enorme atención, pero no era cierta: otro periodista descubrió que Sunee era una estudiante que vivía con su familia, que había sido encontrada por un taxista contratado por el Sr. Pilger para encontrar a un joven esclavo, y que el conductor había sobornó a la niña y a su madre para que siguieran el juego. Pilger dijo que fue víctima de un engaño.

Cuando el periodista conservador británico Auberon Waugh cuestionó la historia en The Spectator, Pilger presentó una demanda (aún no está claro cómo se resolvió). Más tarde, Waugh acuñó el verbo «peregrino»: «presentar información de manera sensacionalista para llegar a una conclusión inevitable» y utilizar «lenguaje emocional para exponer un argumento político falso».

En 1991, Pilger perdió una sentencia por difamación contra Christopher Geidt, un ex oficial de inteligencia militar británico, y otro ex oficial del ejército, después de acusar a Geidt en «Cambodia: The Betrayal» de ayudar a entrenar a los Jemeres Rojos para plantar minas terrestres. . Pilger se disculpó y la emisora, Central Independent Television, pagó un acuerdo financiero.

Además de su hijo, Sam, de su primer matrimonio con Scarth Flett, que terminó en divorcio, Pilger deja una hija, Zoe Pilger, de una relación con Yvonne Roberts; su socia, Jane Hill; y dos nietos.

En los últimos años, Pilger ha sido un firme partidario de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks que se enfrenta a la extradición de Gran Bretaña a Estados Unidos en virtud de la Ley de Espionaje por obtener y publicar documentos secretos del gobierno.

“Recuerde que la investigación de Julian es una medida de sus éxitos”, dijo Pilger al World Socialist Web Site en 2022. “Informó a millones de personas sobre los engaños de gobiernos en los que confiaban demasiado; respetaba su derecho a saber. Fue un servicio público extraordinario».