martes, abril 23

“Situación catastrófica” en Haití provoca 1.500 muertes por violencia de pandillas

La violencia de las pandillas ha matado a más de 1.500 personas en Haití este año, dijo el jueves la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas, como resultado de lo que describió como una «situación catastrófica» en el país.

La corrupción, la impunidad y la mala gobernanza, junto con los crecientes niveles de violencia de las pandillas, han llevado a las instituciones estatales de la nación caribeña «al borde del colapso», dijo la agencia.

La oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas informó que la violencia de las pandillas ha matado a 1.554 personas y herido a 826 este año, hasta el 22 de marzo de Un nuevo informe publicado por la agencia describe un aumento de la violencia sexual por parte de miembros de pandillas, incluida la violación de mujeres, a menudo después han sido testigos del asesinato de sus maridos.

También existe un vigilantismo generalizado y mortífero, en el que grupos comunitarios –algunos se autodenominan “brigadas de autodefensa”– atacan a personas sospechosas de delitos menores o de pertenecer a pandillas. El año pasado, 528 personas murieron de esta manera y este año otras 59, según Naciones Unidas.

Bandas armadas tomaron el control de la mayor parte de la capital, Puerto Príncipe, destruyendo comisarías y oficinas gubernamentales, saqueando bancos y hospitales y matando y secuestrando a decenas de personas. La violencia provocó la dimisión del primer ministro Ariel Henry, que a principios de marzo seguía varado fuera del país.

William O’Neill, un experto en derechos humanos de las Naciones Unidas que ha trabajado extensamente en Haití, dijo en una conferencia de prensa en Nueva York el jueves que la situación actual es la peor violencia que ha visto en Haití desde la dictadura militar de principios de los años 1990. cuando se utilizaban comúnmente violaciones y ejecuciones contra opositores al gobierno.

«Todos los números van en la dirección equivocada, muy rápidamente», afirmó.

Los haitianos están atrapados en “una prisión abierta”, aislada del mundo por aire, tierra y mar, dijo O’Neill. Dejar sus hogares para ir al mercado “es una tarea que pone en peligro la vida”, afirmó.

Los funcionarios de las Naciones Unidas advierten que la policía haitiana tal vez no pueda resistir el ataque de las pandillas por mucho más tiempo. «No sé cuánto tiempo más podrán esperar los haitianos», dijo O’Neill.

El Departamento de Estado anunció esta semana que enviará 10 millones de dólares en equipos, incluidas armas y municiones, a las fuerzas de seguridad haitianas “mientras luchan para proteger a las personas y la infraestructura crítica de ataques organizados y selectivos de pandillas”.

El jefe de la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas en Haití, Arnaud Royer, dijo en una entrevista que sólo entre 600 y 700 policías haitianos trabajan actualmente en Puerto Príncipe, con sólo 9.000 policías activos en todo el país, menos de la mitad. la población Nivel policial recomendado por la ONU. Contra las pandillas, la policía está superada en número y en armas.

«Ya casi ha terminado para la policía. Estoy en mi límite”, dijo Royer. “La moral está extremadamente baja y no pueden seguir el ritmo de todas las advertencias que reciben. No hay nadie que esté seguro ahora mismo en esta ciudad”, añadió.

La policía se ha enfrentado con bandas «que han demostrado amplias capacidades con armas sofisticadas», dijo en un correo electrónico Lewis Galvin, analista senior estadounidense de Janes, la firma de inteligencia de defensa, incluidas varias marcas de rifles de asalto y rifles de francotirador equipados con rifles huecos. . munición de punto.

Un embargo internacional de armas no ha logrado detener el suministro de armas y municiones ilegales a Haití, según un informe de la ONU. “Es impactante que a pesar de la horrible situación sobre el terreno, sigan llegando armas”, dijo el jueves Volker Turk, jefe de derechos humanos de la ONU, en un comunicado. «Hago un llamado a una implementación más efectiva del embargo de armas», añadió.

En una rara aparición pública a través de una declaración en video el jueves, Frantz Elbe, jefe de la Policía Nacional de Haití, trató de tranquilizar a la población, presentándose ante sus compañeros oficiales y vistiendo un chaleco protector.

«Nuestra sociedad está atravesando una crisis política vinculada a una crisis de seguridad que el país nunca antes había experimentado», dijo, prometiendo que la policía «continuará la lucha para que ustedes regresen a sus barrios y a sus familias».

En el contexto de la violencia actual, la creación de un consejo presidencial de transición se retrasó después de más de dos semanas de negociaciones. El consejo tendrá la tarea de nombrar un primer ministro interino para liderar un nuevo gobierno y celebrar nuevas elecciones, mientras allana el camino para el despliegue de una misión policial internacional respaldada por las Naciones Unidas. Pero la composición del cuerpo se retrasó después de que se retiraran varios nombres debido a temores sobre la seguridad personal y cuestiones éticas.

Aunque la violencia en Puerto Príncipe ha disminuido un poco en los últimos días, las agencias de ayuda locales han informado de escasez de alimentos y combustible después del cierre del principal puerto de la capital. Varios países, incluidos Estados Unidos, Canadá y Francia, han evacuado a cientos de ciudadanos varados en vuelos de emergencia.

El Programa Mundial de Alimentos dijo esta semana que Haití está sufriendo los peores niveles de inseguridad alimentaria jamás registrados, después de que pandillas tomaron el control de tierras de cultivo y bloquearon carreteras de entrada y salida de la capital, extorsionando a personas en autobuses y camiones que transportaban mercancías.

André Paultre contribuyó al reportaje.