martes, febrero 27

Se retrasa la toma de posesión presidencial de Guatemala y se calientan los ánimos

Los opositores del cruzado anticorrupción Bernardo Arévalo retrasaron su toma de posesión como presidente de Guatemala el domingo, aumentando las tensiones políticas en el país más poblado de Centroamérica.

La confusión sobre la transición de poder surgió poco después de que el domingo el máximo tribunal de Guatemala permitiera a miembros conservadores del Congreso opuestos a Arévalo conservar el liderazgo de la cámara.

Luego de ese fallo, las discusiones entre parlamentarios estallaron en la Cámara alrededor del mediodía, cuando el Congreso debería haber designado oficialmente a Arévalo presidente. Algunos miembros del Congreso lo hicieron a puerta cerrada; Mientras continuaban deliberando, otros legisladores argumentaron que estaban tratando de descarrilar la transferencia de poder, avivando el desconcierto y la frustración en todo el país.

“Estas son las últimas estrategias que las élites corruptas están utilizando para impedir que un gobierno elegido democráticamente llegue al poder”, dijo José Ochoa, de 64 años, un pequeño empresario que estaba entre los cientos que salieron a las calles del centro histórico de la ciudad de Guatemala para mostrar apoyo al Sr. Arévalo el domingo.

Decenas de sus partidarios intentaron abrirse paso a través de las barricadas policiales para llegar al Congreso el domingo por la tarde. Mientras los ánimos estallaban en las calles de la capital, no estaba claro si los líderes del Congreso participarían en una ceremonia para transferir el poder a Arévalo – o si la ceremonia siquiera se llevaría a cabo.

Arévalo ganó las elecciones presidenciales de Guatemala por un amplio margen en agosto y ha enfrentado una avalancha de ataques legales por parte de fiscales, jueces y líderes políticos destinados a impedir que asuma el cargo. Dijo el domingo que él y su vicepresidenta, Karin Herrera, se convertirían en presidente y vicepresidente de Guatemala a las 4:00 p.m. hora local, según la ley guatemalteca.

Aún no estaba claro cómo terminaría la situación. Se habían planeado celebraciones en la Ciudad de Guatemala, pero el ambiente en las calles se agrió a medida que se prolongaba el retraso.

“Esto es un abuso de poder”, dijo José Inés Castillo, un congresista que acusó a otros en la cámara de “planear un golpe de estado”. Mientras Castillo hablaba con los periodistas, gritos de “golpistas” o “conspiradores” resonaban de fondo.

La confusión en torno a la inauguración surgió cuando dignatarios de todo el mundo llegaron a Guatemala para la ceremonia, incluida una delegación estadounidense encabezada por Samantha Power, administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, y dos congresistas demócratas de California, Norma J. Torres y Lou Correa.

En la inauguración también hablaron varios jefes de Estado latinoamericanos, entre ellos los presidentes Gabriel Boric de Chile y Gustavo Petro de Colombia, así como el rey Felipe VI de España.

La transición de Guatemala al poder ha estado lejos de ser ordenada, marcada por arrestos, rumores de arrestos y temores de que los funcionarios que se oponen a Arévalo irían aún más lejos para impedir que asumiera el cargo. La oponente de Arévalo en la carrera presidencial, una ex primera dama, se negó a reconocer su victoria.

En los últimos días ha abundado la especulación de que los fiscales buscarían el arresto de la vicepresidenta de Arévalo, la Sra. Herrera, lo que podría descarrilar la toma de posesión porque tanto el presidente electo como el vicepresidente electo deben estar presentes para que la transferencia de poderes sea legítima.

La semana pasada, el tribunal más alto de Guatemala emitió una orden que protegía a la Sra. Herrera del arresto, otorgándole a ella y al Sr. Arévalo un indulto.

En octubre, estallaron protestas en apoyo de Arévalo en toda Guatemala, lo que resultó en una huelga general que paralizó gran parte de la economía del país. Cuando los manifestantes se reunieron nuevamente este fin de semana en la capital, algunos dijeron que estaban listos para salir a las calles una vez más si no se permitía que Arévalo asumiera el cargo.

“Esto es un golpe”, dijo Victoria Tubín, líder indígena y profesora de trabajo social en la Universidad de San Carlos. «La resistencia continuará».