martes, abril 23

Las aguas azules de San Andrés, isla perteneciente a Colombia, son impresionantes

En San Andrés, una pequeña isla colombiana en un archipiélago frente a la costa caribeña de Nicaragua, contar el azul en el famoso «Mar de los Siete Colores» está en la lista de tareas pendientes de todos los visitantes. Es una actividad de mediodía que se realiza a lo largo del camino mientras navega entre los cayos o islotes que salpican el lado este de San Andrés: parches bajos (en su mayoría) deshabitados que no son mucho más que coral coronados por palmeras y rodeados de bancos de arena.

Desde mi posición oscilante, conté seis: un zafiro profundo, un azul oscuro, vetas de verde azulado, turquesa y cerúleo y, en la distancia, una franja de cian brillante contra el borde de una pequeña isla bordeada de palmeras.

«¿Ves siete?» preguntó el capitán del barco.

Cuando le conté mi cuenta, se rió. «¿Seis?» Él dijo. «Eso significa que aún puedes relajarte un poco más».

San Andrés no está en el radar de muchos viajeros estadounidenses, pero en América Latina, y especialmente entre los colombianos, es un destino codiciado para luna de miel o retiro de fin de semana largo: un lugar en medio del océano para desconectarse de todo lo que te pesa. abajo. en el continente.

El archipiélago de San Andrés y Providencia se encuentra a más de 400 millas al norte de Colombia continental y más cerca de 100 millas al este de Nicaragua, pero gracias a un problema histórico aún por resolver, es parte de Colombia.

Kent Francis James, de 73 años, fue gobernador del archipiélago en los años 90 y asesoró al actual gobierno local y nacional en temas fronterizos con Nicaragua. Pero su pasión, dijo cuando lo conocí en San Andrés, es ayudar a los turistas a conectarse más profundamente con la historia de la isla.

“Queremos que vengan aquí no sólo para quemarse la piel, sino para llevarse a casa una mejor comprensión de la historia del Caribe”, dijo, mientras nos sentábamos en el balcón de su casa y disfrutábamos de la vista enmarcada del agua a lo lejos por buganvillas y palmeras.

El señor James escudriñó el horizonte y señaló los restos de naufragios que cubrían las aguas de la isla. “Estábamos geográficamente en la ruta de los españoles que subían por la costa con oro, así que aquí es donde los piratas estaban en guardia”, explicó, describiendo cómo los viajeros a menudo subestimaban las aguas poco profundas que rodeaban los numerosos islotes de las islas y encallaban, para el deleite de piratas como Sir Henry Morgan, nacido en Gales, de quien se cree que utilizó San Andrés como base de operaciones.

Técnicamente estábamos en Colombia, pero el Sr. James hablaba en un inglés conciso; su acento hacía referencia a la historia de la isla.

Aunque se cree que los holandeses y Cristóbal Colón desembarcaron en el archipiélago, fueron los ingleses quienes se establecieron en San Andrés alrededor de 1630. El inglés fue el primer idioma de la isla y todavía lo hablan los isleños nativos en la actualidad.

A diferencia de la mayoría de los lugares de América Latina, San Andrés no tiene rastros de pueblos indígenas en la isla. Al parecer estaba deshabitada cuando llegaron los europeos. Y es por eso que cuando los lugareños se refieren a isleños «nativos», se refieren a los descendientes de los colonos británicos originales o, más frecuentemente, a los descendientes de los africanos una vez esclavizados que esos colonos trajeron con ellos.

Este grupo étnico afrocaribeño se llama Raizal, una derivación de la palabra española para «raíces».

Cleotilde Henry, de 75 años, es una de las líderes raizales de la isla. Su familia tiene sus raíces en la trata de esclavos africanos, explicó, mientras disponía crujientes rodajas de fruta del pan frita y bolitas de coco dulce en la mesa del comedor. Ella no hizo las delicias solo para mí: las prepara todos los días para los turistas que alquilan habitaciones en el piso de arriba de su casa a través del programa POSadas Nativas de la isla.

“Nací en esta casa”, dijo, señalando los amarillentos retratos familiares en la pequeña sala de estar con marcos de madera y manteles de crochet. “Así que cuando pensé en lo que podía hacer para ganar dinero con el turismo, lo único que tenía era esta casa”.

Hoy en día, la señora Henry, quien también es presidenta de la Asociación Posadas Nativas del archipiélago, alquila 12 habitaciones, que se pueden encontrar bajo el nombre “Cli’s Place” en sitios de reserva de viajes como Booking.com.

En todo el archipiélago, alrededor de 200 casas han sido designadas «posadas natas», ofreciendo a los turistas la oportunidad de quedarse con una familia local -generalmente bajo la atenta mirada de la matriarca- en su casa y comer alimentos locales raizales.

Es la solución local a un desafío universal: cómo mantener la identidad única de un lugar cuando el turismo comienza a prosperar. Hace menos de 20 años, la población raizal representaba el 57% de la población de San Andrés, pero cada año ese número disminuye, ya que los colombianos continentales se sienten atraídos por las aguas azules de la vida isleña.

Si bien las playas de San Andrés no se encuentran entre las más bellas del mundo, el agua frente a la costa sí lo está, gracias a los arrecifes de coral hundidos, y muchos visitantes renuncian a explorar el interior de la isla para mojarse.

Cada banco es diferente del siguiente. Johnny Cay, que se encuentra frente al agua de la parte norte más poblada de San Andrés, parece la entrada del diccionario para «isla desierta»: un grupo de palmeras rodeadas de arena blanca. Rocky Cay no es mucho más que la roca del mismo nombre, con un chiringuito y un naufragio oxidado asomando del agua al lado. Se llega a Haynes Cay vadeando el agua hasta la cintura, sosteniendo una cuerda desvencijada que conecta el islote con un restaurante sencillo construido sobre un banco de arena. Un típico día de vacaciones en San Andrés implica pasear entre los islotes, detenerse a dormir junto a las palmeras o nadar en el agua que las rodea y, en el camino, contar azules.

Como los piratas del pasado, los buceadores y buceadores de hoy se deleitan con los barcos hundidos que salpican las aguas, mientras exploran los ecosistemas submarinos creados por esos naufragios. En 2000, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura estableció la enorme Reserva de la Biosfera Seaflower, una vasta área marina protegida que rodea las islas.

“Aquí es como una cadena montañosa submarina, y por eso tenemos puntos profundos pero también estos bancos de arena e islotes”, explicó Jorge Sánchez, de 68 años, un ex instructor de buceo en la isla que me invitó una tarde a su casa para observar la topografía y mapas del fondo marino de la zona. Agitando su mano sobre un mapa, agregó: «Las especies del océano no saben dónde está la frontera entre Colombia y Nicaragua, por lo que este es un gran lugar para ver todo tipo de animales de diferentes lugares».

Aunque no te gusten las olas, San Andrés es un escenario maravilloso para disfrutar de los siete tonos de azul desde lejos. Y las colinas no muy empinadas y los caminos bastante suaves significan que la forma más divertida y tranquila de hacerlo es alquilar una mula (pronunciada moo-LAY), un pequeño carrito de golf, la forma típica en que los visitantes se desplazan por la isla.

Nunca había conducido un carrito de golf a una distancia significativa, así que cuando la señora Henry me sugirió que me pusiera el traje de baño y paseara en uno por la isla, dudé. Pero aproximadamente una hora después, sonreía como un loco, el viento del océano me revolvía el cabello mientras conducía por la carretera costera a aproximadamente 40 kilómetros por hora, mientras las motocicletas pasaban zumbando a mi alrededor. Crucé los islotes, saltando al agua cuando me llamó, dirigiéndome hacia el extremo sur de la isla, menos poblado. Me detuve a almorzar en el restaurante Raizal Miss Janice Place para comer pescado frito y arroz con coco.

De camino a casa, había planeado pasar por la casa del Sr. James para contarle sobre mi día. Como no había buena señal de celular en la isla, la única forma de hacerlo era acercarme, así que me dirigí hacia su casa, hasta que los golpes de mi mula se hicieron menos frecuentes y finalmente me di cuenta de que el motor se había apagado. Mi fiel mula se deslizaba hacia atrás colina abajo. Pisé los frenos, reduciendo la velocidad, pero no pude hacer que el motor volviera a girar. Por suerte, algunos trabajadores presenciaron la escena, reprimieron la risa y acudieron en mi rescate. Improvisaron una solución y transportaron el carrito de golf hasta la cima de la colina utilizando largos cables. Les dije que estaba visitando al Sr. James, y uno de los trabajadores se volvió y gritó por encima de un muro de arbustos: “¡Señor Kent! ¡Encontramos a un americano!

Sonriendo, el señor James salió de su propiedad para saludarme y, mientras agradecía a mis héroes trabajadores de servicios públicos, me explicó que no le sorprendió verme.

“Porque un turista puede pasar sus días en la playa, llenar su estómago con nuestra comida y nuestro ron, y luego irse a casa y no volver nunca más”, dijo. «Pero una vez que empiezas a contarles a los locales sobre nuestra historia, siempre querrás volver».

El Aeropuerto Internacional Gustavo Rojas Pinilla tiene conexiones directas con la Ciudad de Panamá, Panamá y varias ciudades de Colombia, y desde San Andrés se puede tomar un vuelo a la cercana isla de Providencia.

Una vez en la isla, la mejor forma de desplazarse es en taxi, que se puede encontrar fácilmente en el centro de San Andrés o concertar con antelación, o en mula., que se puede alquilar por unos 200.000 pesos colombianos, o unos 51 dólares, por día.

Alojarse en una posada nativa o posada de propiedad local es la mejor experiencia de inmersión en la isla y, a menudo, será la opción de alojamiento más asequible; Espere pagar alrededor de 235.000 pesos colombianos por noche con desayuno. Cli’s Place Posada Nativa, Posada Nativa Licy y Miss Trinie’s Posada Nativa son algunas de las más populares.

Para una experiencia más exclusiva, Decameron opera varios hoteles en la isla, incluido el Decameron Isleno en Spratt Bight Beach, una opción todo incluido ubicada en el centro por alrededor de un millón de pesos colombianos la noche. Hotel Casablanca ofrece habitaciones con vistas a Johnny Cay por alrededor de 1,1 millones de pesos colombianos la noche. Las opciones de alquiler a corto plazo también están disponibles a través de Airbnb. Muchos están ubicados dentro de complejos de condominios y cuentan con comodidades como piscinas, porteros y gimnasios.

Niko’s Seafood es un restaurante de gama media cerca del centro de San Andrés que sirve mariscos recién pescados y cocinados por alrededor de 50.000 pesos colombianos.

La Regatta es quizás el restaurante más elegante de San Andrés y se especializa en mariscos como ceviche por 75.000 pesos colombianos o langosta a la parrilla con arroz con coco (215.000 pesos colombianos) servidos en un patio sobre el agua cerca del centro de San Andrés. Se requiere reserva, solicitar el patio.

Miss Janice Place, en el extremo sur de San Andrés en San Luis, ofrece comida típica raizal por 40.000 pesos colombianos el plato fuerte acompañada de arroz con coco y tarros de jugo de frutas naturales.

Namasté Beach Club San Andrés es cerca de Rocky Cay con elegantes tumbonas y un menú que va desde bocadillos de playa como empanadas (alrededor de 30.000 pesos colombianos) hasta una cena adecuada como pescado local frito (50.000 pesos colombianos).


Siga los viajes del New York Times EN Instagram Y Suscríbase a nuestro boletín semanal de envío de viajes para obtener consejos de expertos sobre cómo viajar de forma más inteligente e inspiración para sus próximas vacaciones. ¿Sueña con unas futuras vacaciones o simplemente con un viaje de sillón? Mira el nuestro 52 lugares a los que ir en 2024.