domingo, junio 23

El toreo regresa a la Ciudad de México. La lucha por su futuro continúa.

A las 4:30 p.m., la multitud de casi 42,000 personas en La Plaza México comenzó a abuchear incesantemente. Habían estado esperando desde el 15 de mayo de 2022 (un período de 624 días de impugnaciones legales) para que los toros regresaran a la plaza de toros más grande del mundo, solo para enfrentar otro retraso debido a que cientos de manifestantes afuera.

Cuando el desfile de la tarde de tres matadores y su séquito taurino finalmente salió a saludar a los aficionados, la plaza de toros de la Ciudad de México estalló. Luego, a las 16:58, el primer toro cargó y corrió alrededor del ruedo.

Durante las siguientes dos horas y media del pasado domingo, los aficionados vitorearon y abuchearon, gritando «olé», fumaba puros, comía carne asada y patatas fritas, bebía cerveza y mezcal y veía morir a cinco toros con espadas clavadas en el lomo.

“Verlo aquí, el ‘olé’ y el estruendo de la plaza, es indescriptible”, dijo Erik Reyes, de 30 años, residente de la Ciudad de México que estaba en las gradas.

Las corridas de toros, que se extendieron desde España a sus colonias de América Latina en el siglo XVI, han estado en el centro de una importante batalla legal por su regreso a la ciudad taurina más grande del país taurino más grande del mundo. Esa batalla se ha convertido en un símbolo de una guerra más amplia entre la tradición y las opiniones cambiantes sobre la crueldad animal.

El latigazo legal continuó el miércoles, cuando un juez suspendió temporalmente las corridas de toros en La Plaza México, pocos días después de que se reanudaran. Los funcionarios de La Plaza México cuestionaron la decisión.

“Nadie que va a una corrida de toros sale mejor persona”, dijo Jerónimo Sánchez, activista por los derechos de los animales.

La primera corrida de toros registrada en México se remonta a 1526, según una organización taurina nacional, y quedan 326 plazas o arenas. Desde 2013, cinco de los 31 estados de México han prohibido las corridas de toros.

Pero durante casi dos años, una batalla legal había puesto en duda el futuro de las corridas de toros en el escenario más importante del país. Argumentando que el trato «degradante» a los toros era perjudicial para la sociedad, un grupo de derechos humanos logró convencer a un juez federal en 2022 para que aprobara la suspensión de las corridas de toros en La Plaza México, a pesar de que la práctica está permitida en otras partes del país.

En ese momento, Mario Zulaica, de 42 años, ex torero y director del coso durante los últimos ocho años, se encontraba en España intentando contratar toreros para La Plaza México.

«Me golpeó como un balde de agua fría», dijo.

En un año típico, La Plaza México albergaba hasta 30 eventos taurinos, dijo Zulaica. La ubicación, añadió, empleaba directamente a 2.000 personas y proporcionaba empleo a miles más, incluso en restaurantes y ranchos cercanos que abastecen a los toros.

Después de que los funcionarios de La Plaza México apelaran la decisión, la Corte Suprema de México levantó la suspensión a principios de diciembre, permitiendo que se reanudaran las corridas de toros mientras aún se decidían los méritos del caso. Así que la plaza siguió adelante y planificó nueve eventos hasta finales de marzo.

El miércoles, otro juez federal frustró esos planes al imponer una nueva prohibición de las corridas de toros en la arena, a petición de un grupo de derechos de los animales que argumentaba que los toros deberían recibir la misma protección legal que otros animales en el país.

Luego, el señor Zulaica dijo que los abogados de La Plaza México ya habían presentado una apelación y esperaban una resolución rápida. Las corridas de toros estaban previstas para el domingo y el lunes.

«Estoy más sorprendido que decepcionado o triste», dijo. “No se puede ser tan intransigente como para no ver que fueron 40.000 participantes los que demostraron que el toreo está más vivo que nunca”.

Aunque hay muchas corridas de toros en otras partes del país, la plaza de toros de la Ciudad de México es el principal motor económico del toreo en el país y el principal escenario para impulsar la carrera de un torero.

“Estás arriesgando tu vida para crear arte y crear algo mágico”, dijo José Mauricio, de 39 años, un mexicano que sufrió una cornada y se rompió una muñeca y una costilla en sus 18 años como matador.

Otra torera mexicana, Paola San Román, de 28 años, añadió que la reanudación del toreo en La Plaza México era importante para resaltar “esta tradición y esta cultura”.

Antes de la corrida de toros del domingo pasado, más de 300 manifestantes pararon el tráfico en La Plaza México, portando carteles, tocando tambores y cantando. Un cartel decía: “Esto no es arte. Es una tortura.»

“Ningún animal debería sufrir”, dijo Shantel Delgado, de 29 años, una vegetariana vestida de toro cubierta de pintura roja. “Todos merecen respeto como nosotros los humanos. Puedes tener un trabajo de otra manera. Para mí no es una tradición. Es una aberración.»

Afuera de La Plaza México, algunos manifestantes pintaron con aerosol las paredes de la arena (a menudo se escribía “asesinos”) e intentaron abrir una puerta mientras agentes de policía con equipo antidisturbios la bloqueaban. Lanzaron agua y basura a los oficiales mientras los fanáticos también se dirigían hacia la arena.

Dentro de La Plaza México, algunos fanáticos hicieron gestos obscenos con las manos hacia los manifestantes. Y a lo largo de la tarde, desde las gradas se alzaron intermitentes gritos de guerra: “¡Viva La Plaza México!”. y “¡Viva la libertad del toreo!”

Sánchez, director de Animal Heroes, una organización que inició la campaña “México sin corridas de toros” hace cinco años, dijo que la “voluntad política” ayudó a impulsar la prohibición de las corridas de toros en algunos estados y municipios.

Desde Sevilla, España, Sánchez, de 40 años, dijo que nunca olvidaría la forma en que un toro lloraba después de ser golpeado con banderillas (dardos con púas que sangran y enfurecen al animal) durante una corrida de toros cuando él era un adolescente. Dijo que su organización quiere que el Congreso de México prohíba permanentemente la práctica en todo el país. Argumentó que era inmoral establecer normas sobre cómo matar a un cerdo en un matadero y al mismo tiempo permitir que continuaran las corridas de toros.

“Lo vemos como un circo romano”, dijo Sánchez. “Lo consideramos un espectáculo anacrónico. Las nuevas generaciones, cuando dentro de unos años se prohíban las corridas de toros en todo el mundo, mirarán atrás con asombro.»

Zulaica dijo que entiende que las generaciones más jóvenes pueden ser más conscientes del trato a los animales. Pero, agregó, “estamos convencidos de que en un México moderno y diverso debemos aspirar a una sociedad de libertad, de respeto y, sobre todo, de tolerancia hacia todas las expresiones culturales, independientemente de los gustos personales”.

José Saborit, director de una organización taurina nacional llamada Tauromaquia Mexicana, dijo que la práctica sigue siendo particularmente popular en algunas ciudades más pequeñas y que, con la excepción del fútbol, ​​ningún otro evento atrae regularmente entre 30.000 y 40.000 personas como La Plaza México.

«Si queremos un mundo de prohibiciones e imposiciones morales, entonces las corridas de toros están en riesgo», afirmó Saborit.

Los trabajadores de la industria taurina cuidan a los toros criándolos y criándolos durante años, añadió, y sólo un pequeño porcentaje de los terneros de una madre finalmente mueren en una plaza.

Reyes, cuyo abuelo lo llevó por primera vez a las plazas de su estado natal, Veracruz, dijo que sabe que las corridas de toros no son para todos y que «innegablemente y desafortunadamente para aquellos a quienes les gusta, morirán».

«No estoy en contra de la muerte», añadió, refiriéndose a las corridas de toros. “Morirá tarde o temprano. Pero estoy en contra de la prohibición cuando todavía hay algunos seguidores».

La reapertura de La Plaza México terminó ruidosamente. Andrés Roca Rey, un matador peruano, luchó por matar a su segundo y último toro de la noche con su espada. Después de una tercera advertencia, Rey abandonó el ring entre un coro de abucheos. Cuando las gradas se vaciaban, el toro era llevado de nuevo a los corrales, donde lo mataban y luego lo preparaban para comerlo como carne.

Las calles alrededor de La Plaza México todavía estaban llenas de vida. La gente llenó los puestos de comida. Otros pidieron cerveza en tiendas cercanas para continuar las celebraciones.

Queda por ver cuándo y si los espectadores podrán regresar.

Emiliano Rodríguez Mega contribuyó al reportaje.